Tu esencia no es lo material sino lo divino

Tu esencia no es lo material sino lo divino 2

¿Qué es la esencia?

EL concepto de esencia ha sido modificada, interpretada y vista en innumerables contextos y por diversas sociedades, quienes coinciden en el valor del conjunto de las características de cada uno de los seres humanos, los cuales nos identifican, nos destacan y nos diferencian a cada uno de los otros. Para comprender mejor esto, veamos una explicación más concreta.

A lo que nos referimos, nuestra esencia, tu esencia, es todo aquello que resulta inmutable y absolutamente permanente dentro de nuestra propia naturaleza.

El término esencia, resulta del latín essentia, que en esta misma medida, proviene del griego, y hace referencia a una idea en la que se puede destacar y rescatar los factores más importantes de algo o alguien.

Entonces, ¿cómo encuentras tu esencia? lo cierto, es que dada la particularidad de cada uno de los individuos, es imposible que haya una fórmula que podamos tomar y verlos fácilmente, sin embargo, a continuación te presentamos una serie de elementos que te ayudarán a encontrar el valor espiritual que reside en tu interior y la esencia de tu ser, pues este valor no está en los objetos que posees sino en todo aquello que no te puede ser arrebatado por ningún motivo, bajo ninguna circunstancia.

¿Quién soy? ¿Cómo me identifico?

Es común que nos hayamos hecho esta pregunta antes, es común que quizá ya nos la hayan hecho, y es común que venga una lluvia de ideas de gran variedad para poder responder a estas preguntas, no obstante, muchas veces no sabemos qué decir.

Saber quiénes somos e identificar los factores que nos diferencian, permiten, que en esta medida, podamos reconocer nuestra propia esencia, sus límites, las cosas que nos afectan, de lo que somos capaces y demás.

Con el paso del tiempo y el cúmulo de experiencias, se adicionan para provocar el crecimiento de cada uno de nosotros como persona, recibimos grandes cantidades de información en distintos ambientes, consejos, historias y de esta forma se va forjando un conjunto de ideas que construyen nuestra esencia, tales como: ideales, filosofía de vida, creencias, pensamientos, criterio y carácter, entre otros factores.

Los factores negativos

Debemos resaltar que estas experiencias no son siempre agradables, pues en realidad, las anécdotas y las vivencias de las que mayormente aprendemos, son todas aquellas que han impactado de forma fuerte en nuestras vidas, pueden ser en algún punto negativas, perjudiciales y afectarnos considerablemente, pero, como hemos mencionado, son necesarias para la edificación de nuestra persona. Es de destacar las grandes influencias que se fijan en nuestras vidas desde edades tempranas, como familiares, amigos, personas ajenas, medios de comunicación y demás, logrando construir y descubrir nuestra identidad, viendo la cosas que nos gustan y las que no, entre otras opciones.

La identificación de valores puede darse en ambientes donde sea clave la toma de decisiones de nuestra parte, donde reine nuestro beneficio y la influencia de los demás sobre nosotros para atentar de alguna forma contra nuestro ser, no sea permitida. Es aquí justamente donde el autoestima pase a flote.

Siendo conscientes y descubriéndonos

Cuando somos capaces de reconocer nuestros valores, nuestras cualidades y defectos en proceso, creamos un nivel de consciencia sobre nosotros mismos, empezamos a emprender un camino interminable en el que nos vamos descubriendo y de esta forma, empezamos a notar que nuestra esencia es ese conjunto de factores que nos diferencian, las cosas que nos gustan, la comida que elegimos, la música que amena nuestros instantes, la forma en la que pensamos finalmente y todos esos factores que tuvieron que vivir un proceso para determinar una parte establecida de la esencia que, como nosotros, está sujeta a cambios y a una evolución permanente, en el que cada vez somos más conscientes que nuestra naturaleza no es valorada por las cuestiones materiales sino, por lo divino, por la esencia que hemos conquistado.

 

Deja un comentario