Activar la glándula pineal, abre tu mente a las oportunidades

Activar la glandula pineal abre tu mente a las oportunidades 2

La activación de la glándula pineal se ha convertido en una cuestión bastante interesante, pues se le atribuyen misterios que por ende no han sido explicados completamente. Dentro de la fisiología del ser humano, la glándula es portadora de un gran nivel de importancia resultando altamente enigmática. Esto se debe a su relación con el mundo espiritual con los chakras. Lo que despierta la sensación de activar esta glándula tan potente que permitirá un funcionamiento adecuado dentro del organismo y sus tareas en lugar de localización.

Guía para activar la glándula pineal

El proceso para la activación de la glándula pineal se basa específicamente en un proceso exploratorio mediante la concentración y la visualización de nuestro organismo, cuyo enfoque debe estar situado en el interior del cerebro.

  1. Buscaremos un lugar que nos propicie paz y tranquilidad, donde la ausencia de ruido sea la virtud. Lo ideal es que el lugar pueda estar oscuro para facilitar la meditación.
  2. Nos colocaremos en el piso, con la posición Sukasana de yoga, y nos sentamos sobre nuestros glúteos y cruzamos las piernas de tal forma que nos resulte cómodo para mantener por un período de tiempo esta postura. La espalda debe estar totalmente recta, provocando el descanso del cuerpo.
  3. Luego de esto, hacemos respiraciones profundas y pausadas, inhalando y exhalando correctamente. Procuraremos sentirnos lo más relajados posibles y cerramos los ojos concentrándonos en la respiración. Es sumamente necesario mitigar cualquier pensamiento para fortalecer el lazo con la meditación.
  4. Llevamos el dedo índice de la mano derecha o la mano que más te resulte fuerte, y la ponemos justo en medio de las cejas a la vez que visualizamos la glándula pineal o el también llamado, tercer ojo que está en el lugar donde está nuestro dedo índice.
  5. Posteriormente, pronunciamos el mantra Om que se dirige al sexto chakra llamado Ajna, el cual se emite de la siguiente forma: A – a – a – a – a – a – o – o – m. Debemos ser conscientes y notar una vibración en la garganta cuando salga cada letra. En cuanto a la respiración, ésta no debe realizar ningún esfuerzo y debe permitir que podamos identificar la vibración que poco a poco empieza a sentirse en todo nuestro cuerpo.
  6. Continuaremos por unos cuantos minutos más, sin pronunciar más palabra que la del mantra y manteniendo una posición casi inmóvil con el dedo aún en dirección hacia el tercer ojo.
  7. Ahora, abriremos los ojos lentamente y una vez estén completamente abiertos, retiramos el dedo de nuestra frente. En este momento, visualizamos nuestro cuerpo, como si el dedo hubiese sido el que produjo la apertura completa y perforó el espacio en el que tendrá lugar el tercer ojo. Lo visualizamos en nuestro rostro.
  8. Es probable que hecho esto, fijemos una gran cantidad de colores que resplandecen y tienen movimiento, rodean las figuras de las personas y objetos al alcance de nuestra vista.
  9. La práctica contínua permitirá que se perfeccione la técnica y aumente la posibilidad de fortalecer la percepción, incrementando su uso y las oportunidades que este misterioso punto espiritual pueda ofrecernos

Los beneficios de la activación

La activación y estimulación de la glándula pineal podría beneficiar al cuerpo en muchas enfermedades y molestias del cuerpo humano, estas son:

  • Eliminación de traumas
  • Activación de la imaginación
  • Uso de más energía del cuerpo
  • Curaciones espontáneas de enfermedades y padecimientos como:
    • La depresión
    • La anorexia
    • El cáncer
    • La diabetes
    • El insomnio
    • Molestas renales
    • El colon irritable
    • El tabaquismo
    • La artritis

 

Deja un comentario